Vida y obra

Francisco Valladares es un actor con una dilatada carrera artística de más de 60 años, desarrollada fundamentalmente en el teatro, en los escenarios, en contacto directo con el público. Ha sido un hombre de teatro, en él, teatro y vida eran la misma cosa, "Actuaré hasta el día que me muera" dijo en una entrevista al Diario de Valencia, y así ha sido.

Nace en Pilas, Sevilla, el 20 de agosto de 1935. En Pilas pasa su primera infancia y unido a Pilas y a sus gentes  permanece toda su vida.

A la edad de siete años se traslada con su familia a Madrid, escenario de su vida. En Madrid encuentra la oportunidad de llevar a cabo su vocación y una vida rica y plena. En Madrid fallece el 17 de marzo de 2012.

Pero Francisco Valladares, Paco, no sólo es un magnífico actor, también es un hombre extraordinario.

En la escena ha hecho de todo, clásicos, comedia, tragedia, revista, zarzuela o musicales. Ha dado vida a toda clase de personajes, ha sido el apuesto galán en comedias, el joven atormentado, el personaje cínico, el acabado, el corrupto, el divertido, el figurón, etc. Ha cantado junto a profesionales del canto y ha bailado en cuerpos de baile. Ha narrado en conciertos sinfónicos dirigidos por grandes maestros. Ha realizado números cómicos del más alto nivel, creando tipos inolvidables. Guapo, apuesto y elegante, ha sido el galán por excelencia, pero también ha desarrollado una gran labor como actor cómico dotado de una fina ironía de toque certero, y ha realizado caracterizaciones que lo envejecían, lo embrutecían o lo afeaban, como el Don Juan de Inés desabrochada, el tío Cayetano de Las de Caín, el prestidigitador patoso de Mamá quiero ser artista, el envejecido y acabado príncipe Serpujovskoi de Historia de un caballo, la diosa Minerva en Calipso o el travestido Toddy en Víctor Victoria y el Fagin de Oliver Twist, y el Drácula de Brian Stocker, en televisión. Se puede decir que Francisco Valladares ha hecho en escena todo lo que se puede hacer y en todas las facetas ha cosechado el éxito de público y el reconocimiento de la crítica y de los profesionales.

Ha trabajado en televisión desde que se inauguró en España, en 1956, siendo el primer locutor de continuidad de Televisión Española, presentador de espacios de divulgación. Protagoniza Diego de Acevedo, la primera serie filmada que realiza TVE e interviene en un gran número de grabaciones del mítico espacio de teatro Estudio 1. Ha sido presentador de espacios de divulgación, de variedades y de magacines.

Su voz, hermosa, bien timbrada y llena de matices ha sido su tarjeta de visita. Ha sido la voz que ha llevado la palabra de los poetas a todos los rincones y a todas las personas.

Por mérito propio se puede y se debe afirmar de él que es uno de los grandes de la escena española.